Search

Las Paginas Amarillas en Colombia

Páginas Amarillas en la Era Análoga

La historia de las páginas amarillas se inicia en Estados Unidos. Un día un impresor litográfico tenía que imprimir un directorio telefónico de su localidad con cierta urgencia y, debido a que no tenía papel blanco, decidió imprimir dicho directorio sobre papel amarillo. El mejor contraste que produce el amarillo con la tinta negra de la impresión, logró la aprobación del público y, a partir de ese momento, nacieron las “Yellow Pages”, o Páginas Amarillas.

En un principio estas yellow pages era simplemente una lista de las personas y empresas que tenían una lìnea telefónica. Posteriormente, cuando se le quizo dar un aspecto más publicitario a este directorio, se empezó a imprimir en dos versiones: las lista de teléfonos en papel blanco y la pautas publicitarias de las empresas en papel amarillo.

Las Páginas Amarillas en Colombia

En Colombia se iniciaron a imprimir estas páginas en la década del 50, es decir, hace más de 60 años. Los pioneros fueron los de la ETB, Empresa de Tekéfonos de Bogotá. Esta empresa telefónico hizo un convenio con Publicar para establecer un monopolio de publicidad con el llamado Directorio Telefónico.
Aquí también se empezaron a publicar en dos secciones: las páginas blancas en donde aparecían los nombres de los propietarios de las líneas telefónica y, en otra sección amarilla, las empresas que quisieran hacer publicidad de sus productos o servicios. La primera secciòn, la blanca, era gratuita. La sengunda, la de color amarillo, era publicidad paga.

En un principio este directorio aparecía en un solo libro impreso en dos parte. Primero venìan las páginas blancas y después, los pautantes publicitarios en amarillo. Años más tarde, era tan grande el número de abonados que se decidió publicar las dos secciones en libros separados.

Se habla de un monopolio publicitario, pues la empresa estatal telefónica contrató en forma exclusiva con la  Editorial Danaranjo, propietaria de la Agencia de Publicidad la edición del Directorio de Páginas Amarillas, no solo en Bogotá sino en toda Colombia.
Comoun “buen” monopolio, cobraban precios exhorbitantes y con planes que iban desde un simple anuncio de unas pocas palabras hasta una página entera. El costo por pulgada/columna era bastante alto.

El problema era que el empresario o emprendedor no tenía opción: o publicaba su empresa en dichas páginas amarillas o desaparecía del mundo comercial. En aquel tiempo se decía: “ Si no aparece en las páginas amarillas…  su empresa no existe“.

Las Páginas Amarillas en la Era Digital

Hace un par de lustros el negocio de los monopolistas de las páginas amarillas empezó a declinar, gracias al nacimiento de Internet. Ellibro gordo de la sección amarilla empezó a reducirse, hasta el momento en que fue necesario volver al inicio, es decir, publicar un solo libro con la inclusión de las dos secciones, la blanca y la amarilla.
Los costos de organización e impresión eran muy altos, ya que estos libros se distribuían en forma completamente gratuita a tolos los poseedores de una línea telefónica en Colombia.

Hasta cuando, hace un par de años, llegó lo inevitable. El inexorable paso del tiempo y el avance tecnológico -en este caso,llamado INTERNET,con mayúscula- terminaron el negocito. Durante los últimos años, los mismos dueños del directorio fueron publicando simultáneamente las páginas amarillas en forma escrita y en forma virtual, mediante su sitio web .paginasamarillas.com.co/ En la actualidad, solo existen en la forma digital.

Fin de la “Tiranía” Publicitaria

En la actualidad, se podría decir que Internet “democratizó” la publicidad, el acceso al mercado, a la competencia por lograr una parte del “pastel” comercial;  y no solo a nivel local, sino a nivel mundial. Es curioso ver como, por ejemplo, un desconocido diseñador gráfico residenciado en Pakistan, Francia o La India, puede diseñarle su logo o papelería cualquiera, a través de una plataforma digital como FIVERR. Hace unos cuanto años y por pura curiosidad, “contraté” un asiatico para que me diseñara un logo para mis primeras “Páginas Amarillas” y a los pocos días me llegó el encargo. Resulto ser un “fiasco” su diseño pero… como consuelo, solo me costó us$5 el experimento.
En este sitio, cualquier persona de cualquier país, puede ofrecer sus servicios freelance a nivel universal. En otras palabras, cualquier humilde “parroquiano” puede hacer su propia publicidad de sus servicios afiliándose a una agencia digital de este tipo. Los mismo sucede si se trata de vender productos físicos. En este caso se afilia a Amazon, Ebay, etc. y empieza a vender a nivel mundial su producción.

Ahora, cualquier persona -diseñador web o no- con unos mínimos conocimientos de manejo de computadores, puede comprar su dominio y contratar una empresa de hosting para publicar la información de sus servicios o productos, mediante el diseño de una página o sitio web. No es necesario tener conocimientos de lenguajes de programación, ya que con la existencia los CMS o Administradores de Contenido puede hacer su propia publicidad en Internet de una forma relativamente fácil y efectiva.

 

 

 

970total visits,2visits today